Cómo medir el éxito de la educación (sin exámenes o controles)

Hace un par de días, me comentaban unos vecinos del barrio que el tutor de su hijo de 7 años les había recomendado hacer repetir curso al chaval por ‘no estar a la altura’ de las exigencias del currículo. Como es lógico, los padres estaban preocupados, ya que consideran que la vida de su hijo es muy sana, llena de buenos hábitos, socialización, buena alimentación y descanso, junto con una dedicación de estudio más que adecuadas para su edad. Esto me llevo a plantearme la siguiente pregunta: ¿qué está fallando? ¿Qué obstáculos o dificultades pueden darse en una situación como esta?

Después de pensar bastante y de revisar algunos aspectos de la práctica académica, he llegado a la siguiente conclusión: es muy probable que sea el proceso de evaluación el que está fallando y no el niño o la familia.

No hay dos personas iguales, sin embargo sí que se intenta homogeneizar todo lo que se refiere a los procesos de enseñanza-aprendizaje: mismos criterios de evaluación, mismos exámenes, misma enseñanza, mismos materiales, libros, horarios, etc. Y esto conduce solo a un sitio: a no potenciar aquello que SÍ es particular y genuino – y por tanto, de gran valor humano -, de aquel alumno o alumna.

Básicamente, los criterios presentes en la subjetividad de nuestra sociedad para medir el éxito tanto en la vida como en otros aspectos de la misma – tal como el proceso de enseñanza-aprendizaje – están centrados en: disciplina (esfuerzo), resultados (notas) y actitud (maneras de encajar las cosas).

El modelo tradicional tiene como foco de interés la evaluación de la disciplina, las actitudes y sobre todo los resultados.

 

Como podéis ver, esta es una posible forma de valorar-evaluar, pero más bien de otra época en donde las necesidades eran radicalmente diferentes a las de hoy en día.

Pero,  ¿cuáles son las formas de medir el éxito de la educación de un alumno en la sociedad actual? Primero de todo hemos de tener en cuenta cuáles son los credos de nuestra sociedad del conocimiento de hoy en día:

Sin embargo, estas variables no deben valorarse de forma cuantitativa. La única forma de valorarlas justa y realmente es a partir de una observación sistemática a partir de técnicas cualitativas.

Pongamos un ejemplo práctico que ilustre de forma sencilla cómo evaluar otros logros que sí se pueden conseguir con la educación sin centrarnos en los resultados.  Para ello voy exponer lo que las expectativas de la cultura familiar particular de cada alumno entiende como logro.  A partir de aquí sacad vuestras propias conclusiones sobre cuál de los dos alumnos se ajusta más a una educación para la vida – que es la que se pretende que sea la impartida en la Educación Infantil y la Educación Primaria:

Alumno/a A:

  • Saca muy buenas notas
  • Tiene una agenda llena de clases ordinarias y extracurriculares de lunes a viernes de 8 a 20h
  • Se pasa el fin de semana en casa estudiando y haciendo deberes, aunque los compagina con otras actividades como natación, ajedrez y/o basquet (entre otras)
  • Acompaña a sus padres a todos los compromisos familiares con otros adultos
  • Ahorra todo el dinero posible para poder pagarse sus propios caprichos
  • Tiene una actitud muy centrada en sus responsabilidades llegando a renunciar a ir a fiestas de cumpleaños, fiestas de pijamas y otros eventos sociales acordes a su edad
  • Persigue el éxito académico y/o deportivo día y noche intentando esforzarse más que sus compañeros

Alumno/a B:

  • Saca malas notas (o no tan buenas como el alumno A)
  • Come/cena con frecuencia con sus amigos y familiares
  • Viaja con sus padres y familiares frecuentemente a otros países
  • Es cariñoso y no se pueden contar el número de abrazos y besos que da a sus seres queridos
  • Siempre dispone de tiempo libre que dedica a leer, jugar y descubrir cosas por sí mismo
  • Tiene muy buenas conversaciones tanto con sus compañeros como con adultos
  • Se interesa por la vida de los demás
  • Da sin pensar en recibir
  • Siempre dedica una sonrisa a todas las personas con las que se cruza
  • Realiza tareas voluntarias de cuidado de sus hermanos pequeños, cuida el huerto, riega las plantas, propone caminatas por el bosque, …

¿Cuál de los dos alumnos tiene mayores posibilidades de ser más creativo, innovador, autónomo? Sin embargo, en el momento de evaluar cuál de los dos tendrá más éxito, inconscientemente nos decantaremos intuitivamente hacia el primero. Esto se debe a que en el colectivo social aún no se confia en las ‘virtudes’ de las promesas de la sociedad del conocimiento – y motivos no faltan. Pero sí que es cierto que el primer modelo de alumno no se corresponde a la sociedad actual, en donde se necesitan personas con mucha capacidad creativa; que puedan adaptarse mejor al cambio de rutinas; que tengan posibilidades de pensar una idea y convertirla en un producto válido distribuido a través de una actividad empresarial o no que sea sostenible.

Pues bien, la conclusión es que queremos una cosa pero nos resistimos a cambiar el chip. Esto se debe a que aún no se ha producido ese cambio de mentalidad que sin él no podrá la educación avanzar hacia ese modelo de enseñanza que todo el mundo reclama pero que nadie se atreve a darlo por bueno.

Para ser feliz, lo esencial es estar en paz contigo mismo y en armonía con tu entorno cercano

El tiempo dará la razón a quien la tenga, pero de momento la educación para la vida, aquella que te da herramientas para ser feliz, para construir tu futuro (y no el que te imponen) está en tela de juicio porque aún no se confia realmente en la innovación y la creatividad. Es más, muchísima gente cree que por estudiar más, por sacrificarte mucho vas a estar en mejores condiciones para ser feliz. ‘Grosso error’ les digo yo. Para ser feliz, lo esencial es estar en paz contigo mismo y en armonía con tu entorno cercano, y aquí variables como los resultados poco o nada tienen que ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s