¿Qué es el aprendizaje significativo?

– ‘Ufff, mañana tengo examen de sociales…’
– ¿Has estudiado?
– Aún no. La verdad es que no tengo ganas. Y eso que tengo más de 35 páginas de apuntes sobre la Historia de Roma.
– Pues ya te estas poniendo… a no ser que prefieras suspender.
– Bueno, si eso empiezo después del partido. Ahora no tengo ganas de liarme con todo eso que no sé ni para que sirve ni porqué tiene todo el mundo tanto interés en que lo aprenda.
– Ya ves… pero es lo que nos toca…
– Sí, pero la verdad es que creo que yo no sirvo para estudiar…

¿Os resultan familiares conversaciones de este tipo? ¿Cuántas veces nos hemos enfrentado al hecho de no tener ganas de estudiar para un examen? ¿Y por qué nos ha pasado (o nos sigue pasando) ? En este post vamos a revisar el concepto o modalidad de aprendizaje llamado aprendizaje significativo y veremos porqué es tan importante hoy en día.

Las estrategias didácticas tradicionales valoraban muchísimo los contenidos, poniendo a estos por encima de la adquisición de habilidades, destrezas y actitudes. Sin embargo, poco a poco se fueron poniendo de manifiesto, a través de diferentes investigaciones, que las principales dificultades con las que nuestros alumnos habían de enfrentarse era al hecho de tener que superar la profunda desmotivación provocada por no entender los objetivos didácticos que tenían que conseguir.

Ante esta tesitura, algunos alumnos se preguntaban el por qué de todo esto – desgraciadamente sin obtener respuesta más allá del ‘porque esto es lo que toca aprender este curso‘ – y otros directamente ni se lo planteaban, es decir, seguían las instrucciones que se les indicaba y poco más. En éste segundo grupo destacaba un sector minoritario al que ya le estaba bien engullir conocimientos y vomitarlos con estilo en los exámenes y eran (y son) los que injustamente se les llamaba los empollones. Todo esto era muy típico de la famosa Ley General de Educación (LGE) de 1970 y que muchos de nosotros nos toco sufrir en su aplicación como Educación General Básica (EGB) y que más tarde (años 90) mutó con algunas supuestas mejoras con el nombre de LOGSE.

Este planteamiento educativo conducía casi inexorablemente al uso de la memoria para poder recitar listas de hechos históricos interminables, capitales de toda índole, alguna que otra fórmula matemática, las clasificaciones de las rocas metamórficas (recordad el famoso anuncio del coleccionable ‘Gutiérrez que le veo’) incluso tablas enteras de sinónimos y antónimos entre muchas otras cosas que prefiero no recordar. Además, las evaluaciones se orientaban a detectar si estos conocimientos se habían adquirido, al margen de si se sabía o no que hacer con ellos. También merece la pena sumar al recuerdo el trauma que suponía para muchos alumnos el hecho de haber de ponerse el día antes a estudiar para el examen. Sí, sí, ya sé que esto puede parecer una excusa, pero realmente no lo es. El hecho de tener que aprender de memoria muchas cosas suponía aplazar (procrastinar como lo llamamos ahora) el sacrificio memorístico hasta el último momento, donde la motivación nacía por sí sola al ver el alumno que sólo le quedaban unas horas para memorizar todos los sucesos del Imperio Romano. Todo este panorama solo conducía a un sitio: o bien aceptar lo que hay (indefensión aprendida) o el fracaso escolar.

Sin embargo, muchos estudios previos a esta situación, como los de Victor Garcia Hoz allá por los años 50, ya hablaban de las ventajas que suponía un aprendizaje orientado a potenciar las habilidades, destrezas y actitudes, definiendo incluso el paradigma de la Educación Personalizada, que no es más que aquella que tiene en cuenta los ritmos de aprendizaje de cada persona y que considera como principio básico de la actividad docente el hecho de adecuar el diseño de las actividades de acuerdo con las necesidades de cada alumno. Todo esto, que parece una utopía académica, no es realmente tan ‘suigéneris’ como para no poder ser llevado a la práctica (como ejemplo de primer nivel tenemos el famoso método Montessori, entre otros). Si nos paramos a pensar, cada persona tiene unas necesidades concretas, unas velocidades y ritmos de aprendizajes específicos y necesarios para la correcta adquisición y asimilación de todo aquello que necesita aprender, pero ¿es aquello que necesita aprender todo lo que figura en el currículo oficial? Quizás podamos responder a esta pregunta con otra pregunta ¿es necesario consolidar todo lo que un currículo genérico y no pensado de acuerdo con mis necesidades del momento me impone? Las respuesta es que no. De hecho las dos leyes educativas más recientes (LOE y LOMCE) se basan en el aprendizaje orientado por la adquisición de competencias, competencias básicas que en un mundo como en el de hoy son necesarias y podríamos decir que indiscutibles.

En cualquier caso, el aprendizaje significativo no es más aquel conocimiento, habilidad o actitud que tiene valor para un alumno o alumna en un momento concreto de su desarrollo. Es decir, las actividades que tienen en cuenta la experiencia o contenido vital de los alumnos son aquellas que apelan a la motivación intrínseca, aquellas donde la recompensa de hacerlas radica en el hecho de hacerlas en sí. No es lo mismo hacer una actividad relacionada con tu serie favorita de televisión, un hecho reciente que afecta a toda la clase o una experiencia pasada que todos recuerdan con afecto que hacerlo sobre un contenido áspero que no sabes tú, como alumno, el porqué ahora me salen con esto.

En conclusión, el aprendizaje significativo implica que el diseño de las actividades se realiza de acuerdo a las necesidades de cada alumno en particular y del grupo en general. Esto supone más trabajo y más esfuerzo creativo para el maestro o la maestra, pero los resultados son también significativamente mejores. Por tanto, podemos concluir que no se trata de que todos aprendan lo mismo y al mismo tiempo, sino que cada alumno pueda sacar el máximo rendimiento de sus capacidades, posibilidades y necesidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s