Pensamiento convergente y pensamiento divergente

En el mundo adulto, las rutinas suelen ocupar la mayor parte de nuestro tiempo: desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos por la noche nos vemos abrumados por acciones mecánicas – aquellas que se hacen ‘sin pensar’ debido al alto grado de interiorización que supone realizarlas continuamente día tras día. Esto lleva consigo un uso intensivo del hemisferio izquierdo, es decir, de aquel que está especializado en lo objetivo, lo lógico, lo deductivo y lo racional entre otros. Pero siempre hay momentos en que tenemos que improvisar, ya sea por una cuestión u otra hemos de encontrar una que otra solución creativa a algún problema que no admite, a priori, una solución lógica. Entonces es cuando echamos de menos nuestro hemisferio derecho, que es aquel especializado en la subjetividad, lo irracional, lo intuitivo y lo creativo, además de otras características completamente opuestas a las del hemisferio izquierdo (aquí dejo un enlace a una imagen de las características de cada hemisferio). Pero la activación de los hemisferios va en consonancia con el hábito con el que se hace uso de ellos, por tanto, si no estamos habituados a usar la imaginación para encontrar soluciones creativas (alternativas a la lógica racional) vamos a tener, sin lugar a dudas, más de un problema para poder recuperar esa parte creativa que tanto teníamos desarrollada cuando éramos niños.

Desde el punto de vista de la didáctica de la educación plástica y visual, resulta interesante ejercitar el pensamiento divergente (el creativo) – es decir, el opuesto al convergente (el rutinario) – para conseguir crear un circuito que se retroalimente entre la creatividad artística y la creatividad orientada a encontrar soluciones diferentes a las que ‘por lógica’ deberían ser las más adecuadas en función del problema o reto que se nos plantea resolver.

Como ejemplo, os dejo dos ejercicios muy sencillos que se pueden introducir como actividad de una unidad didáctica de alumnos de 5º i 6º de Educación Primaria (os aconsejo que hagáis lo mismo con alumnos de niveles superiores e incluso con adultos y comparéis resultados – son curiosos de analizar).

Ejemplo 1: quitar solo tres cerillas para conseguir el número cuatro. Las cerillas no se pueden mover.

numero cuatro

Solución: el pensamiento automático nos llevará inmediatamente a buscar la cifra cuatro en todas sus representaciones (código siete segmentos, cuatro de letra ligada, cuatro de ordenador y otras variantes), pero no asumirá inmediatamente que también podemos optar por la posibilidad que la representación del número cuatro sea en números romanos. ¿A que ahora el ejercicio se vuelve mucho más fácil? La solución es IV.

Ejemplo 2: depositar el agua de los dos vasos en el cubo teniendo en cuenta que es necesario poder diferenciar qué agua pertenece a cada vaso. No se pueden meter los vasos dentro del cubo, solo el agua.

vasos

Solución: la tendencia del pensamiento convergente será la de verter sí o sí el agua dentro de la cubeta y dejará de lado algunas de las propiedades del agua como la de cambio de estado de la materia. Si congelamos el agua de los dos vasos, se podrá depositar ambas ‘aguas’ dentro de la cubeta y sabremos a qué vaso pertenece cada una si guardamos el orden de relación de entrada al cubo (por ejemplo, el primer bloque de hielo se corresponde al primer vaso y el siguiente al segundo).

En conclusión, la creatividad se puede ejercitar y para ello necesitamos activar ese hemisferio derecho tratando de enfrentarnos a problemas no-rutinarios. Para ello disponemos de muchas posibilidades y alternativas en nuestra vida diaria. Un ejemplo de ello es echarle un vistazo al libro ‘Destroza este diario’ de la escritora Keri Smith: os puedo asegurar que lo encontrareis de los más interesante y os dará un sin fin de nuevas alternativas para plantear o replantear actividades que ya se daban por sentadas que siempre se ejecutarían igual.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s